viernes, 18 de mayo de 2007

Recetas Naturales: El Poder Curativo del Jengibre

recetas-naturales
Recetas Naturales: El Poder Curativo del Jengibre

El jengibre es una raíz tropical del sudeste asiático que se utiliza como medicina natural desde hace siglos porque es un condimento analgésico, antiinflamatorio, antibacteriano, energizante y descongestivo. Además de combatir el colesterol y prevenir las enfermedades del corazón.
Se lo puede utilizar para comidas tanto dulces y saladas. También se lo comercializa en varias formas: fresco, seco, en jarabe o pastillas. La única recomendación es que el jengibre se consume en cantidades muy pequeñas para que aporte los nutrientes que el organismo necesita y así no sobre-estimular el cuerpo.

Recetitas prácticas con Jengibre


- Resfríos y catarro: En este caso se debe cocinar a fuego lento dos rodajas de raíz de jengibre durante 10 minutos, en una pequeña olla con agua natural. Durante la cocción se agrega miel para endulzar la bebida. Con esta receta se sentirán los efectos revitalizadores que ofrece el jengibre.

-Vino energizante: Se necesitan 30 gramos de menta, 30 gramos de canela, 1 litro de vino y otros 30 gramos de jengibre. Mezclar todos los ingredientes y dejarlos macerar por ocho días. Luego filtrar la preparación. Tomar medio vaso (pequeño) por la mañana para llenarse de energía.

-Artritis, malestar muscular y la osteoartritis: Para estos casos debe consumirse el jengibre molido. En este sentido funcionará como un alivio para el dolor, logrando inhibir la producción de los leucotrienos y prostaglandinas que son sustancias que causan la mayoría de los síntomas de la artritis.

-Desgano: Tomar 1 gramo de ginseng en polvo y cantidades equivalentes de jengibre crudo rallado, jugo de limón y miel. Mezclar bien en un bol los ingredientes y hervir. Luego disolver la preparación en una taza de agua y tomar este tónico hasta tres veces al día.

-Dolor de muelas: Se necesita una infusión de una raíz en un litro de agua. Luego realizar compresas y aplicarlas directamente sobre la mandíbula para aliviar el dolor. Otra opción es masticar una rodajita de jengibre.

-Enfermedades del corazón: Este condimento favorece la circulación sanguínea, ayudando a disolver los trombos de las arterias, disminuyendo los niveles de colesterol en la sangre. Su consumo combinado con alimentos como el ajo y la cebolla son ideales para este tipo de dolencias. También se pueden tomar el cápsulas.

-Mareos: Preparar una infusión con la mitad de una cucharada de raíz seca rallada. También puede comerse mezclado con otras frutas, como manzanas y peras. Se tritura todo en una licuadora. Esta infusión se toma cuando se producen mareos en viajes. Debe consumirse una hora antes de salir.

-Sinusitis: Realizar una infusión de una cucharada de raíz seca por vaso de agua. Tomar dos vasos al día añadiendo jugo de limón. Este preparado desinflama la congestión nasal.

Todas estas recetas son naturales, la única precaución es que no debe emplearse cuando hay un exceso de energía en el cuerpo, ni con otros alimentos energizantes. Tampoco debe ingerirse el jengibre hasta que sus efectos se hayan disipado porque el cuerpo podría sobre-estimularse y luego sufrir problemas para dormir.

Por último el jengibre es un alimentos ideal para condimentar las comidas como las verduras salteadas, fideos, arroz, carne y pollo. Se lo puede rallar o picar muy finamente, esto otorga un sabor alimonado y picante a los platos. Es ideal añadir el jengibre en los minutos finales de las cocciones para que no pierda su aroma.