martes, 30 de enero de 2007

Recetas Naturales: Helado de Miel


Recetas Naturales: Helado de Miel

Hoy les acerco esta fresca alternativa para el momento del postre. Un helado dulce y pleno de minerales y vitaminas.

Pero antes, demos un vistazo a los componentes de este maravilloso regalo de las abejas.

Características:

Debido a sus elementos constituyentes, la miel está catalogada en el grupo de los alimentos hidrocarbonados, los que están formados por hidrógeno, carbono y oxígeno, componentes que brindan calorías al cuerpo, y se traduce en energía.

En la composición de la miel encontramos más de 70 sustancias diferentes, dependiendo de la variedad, que está en relación al tipo y cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena y las condiciones climáticas regionales.

Un 60 a 75 % de la miel está compuesto por monosacáridos, azúcares simples que el organismo utiliza directamente; 1,7% de sacarosa; 4,8% de dextrina; 0,2% de gomas naturales, las cuales, junto a la dextrina, evitan que la miel cristalice; 0,8% de materias nitrogenadas ­proteínas y aminoácidos, entre otras­; 2,8% de materias no azucaradas; 20% de agua ­si es superior este porcentaje, aumenta el proceso de deterioro de vitaminas y enzimas­, y 0,3% de ácidos orgánicos, entre otros, ácido cítrico, láctico, fórmico y fosfórico.

Además, la miel tiene minerales como el potasio (sobre todo las oscuras, de bosques) y el fósforo, este último elemento fundamental para la metabolización de los hidratos de carbono; oligoelementos, como aluminio, cadmio, silicio, boro, titanio, plomo, níquel, cinc, litio, estaño, cromo y radio; pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido pantoténico; enzimas tanto vegetales como animales (provenientes del polen de las flores y de las mismas abejas), que son las que se encargan de facilitar que el organismo asimile los azúcares sin causar problemas digestivos, e inhibinas, las cuales aportan su efecto antibiótico y, actuando junto con los monosacáridos y la acetilcolina ­que favorece la irrigación sanguínea­ aportan a la miel una acción curativa sobre heridas y quemaduras.

Una de las razones por las que se debe evitar someter a la miel a muy altas temperaturas es que las inhibinas se destruyen por acción de la luz y el calor.

Ahora sí, vayamos a la recetita:

Ingredientes (Para 4 personas):

250 grs de Miel Pura
250 grs de Queso Blanco
3 Claras batidas a nieve
Almendras o nueces
Frutas de estación
Canela a gusto

Preparación:

Calentar a Baño María la miel suavemente, hasta que se encuentre lo más líquida posible. Retirar del calor. Con la miel bien fluida ir agregando cucharada a cucharada el queso blanco, mientras revolvemos constantemente para integrarlo. Cuando todo esté listo, llevar la preparación cinco minutos a la heladera para que baje su temperatura.

Al mismo tiempo batiremos tres claras a nieve. Sacamos de la heladera la mezcla de miel y queso crema y le vamos agregando lentamente las claras batidas a nieve, integrándolas lentamente.

Una vez realizado esto, llevamos la mezcla final a la heladera, dónde la dejaremos por lo menos dos horas y media.

Para servir, colocamos una abundante porción de helado de miel en el centro, alrededor ubicamos frutas de estación cortadas y peladas.
Para el toque final colocamos encima una generosa cantidad de almendras o nueces y un toquecito de canela para darle un tono aromático final.

Que lo disfruten!

alimentos recetas comidas comida adelgazar alimento alimentos comida comidas recetas natural naturales alimento recetas comidas adelgazar miel alimentos recetas comida comidas dieta dietas