lunes, 5 de marzo de 2012

Recetas Naturales: El Té Blanco

Recetas Naturales: El Té Blanco

Suave, aromático, evocador... el té blanco, practicamente desconocido hasta ahora, es lo último y más novedoso en el mundo del té. Se produce principalmente en China, en las altas montañas de la provincia de Fujian, cuidando hasta el más mínimo detalle .


Proceso milenario


En la mayoría de las regiones en las que se cultiva el té, se cosecha durante todo el año debido a su clima cálido. 


Sin embargo, según Barry Cooper, presidente de Stassen North America y experto mundial en té, en Fujian el té no crece durante el invierno y es en primavera cuando se pueden ver los primeros brotes.


Durante sólo unos días, cuando las hojas del té están brotando, después de un invierno de letargo, se recogen únicamente los brotes más jóvenes, aún cubiertos de un corto vello blanco. En este momento los brotes están llenos de energía y de todos los nutrientes. Por todo ello el té blanco conocido como el Yinzhen (agujas de plata) es un producto tan caro, exquisito y saludable.


Una vez recolectado el té blanco apenas se manipula: se deja evaporar el agua de las hojas y se secan al aire y al sol manteniéndose intactas todas sus propiedades.


Poder antioxidante 

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el antioxidante más potente de la naturaleza.

Según Janet Pardo, vicepresidente de desarrollo de productos nuevos de Origins, el té blanco es 100% más eficaz que el té verde porque contiene tres veces más polifenoles; un potente antioxidante presente en todos los tipos de té y muy conocidos por aumentar las defensas del organismo y neutralizar la actividad de los radicales libres. 

Los radicales libres causan una oxidación de las células que, en ocasiones, pueden provocar cáncer. Gracias a estos polifenoles se neutraliza la acción de los radicales libres.

Por otro lado, el té blanco es capaz de proteger la oxidación de lípidos 10 veces mejor que el té verde. Además este té por sí solo es bastante más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas.




Propiedades del té blanco vs. Propiedades del té verde


El té blanco está caracterizado por tener un proceso de manufactura único, donde no se aplica mucho calor y no se enrollan sus hojas. Además, es considerado un excelente antiviral y antibacteriano natural.

El té blanco, se obtiene de hojas jóvenes de té y su proceso de producción se da a través de la aplicación de bajas temperaturas y sin la necesidad de enrollar sus hojas. La clave, al parecer, se da en que las hojas frescas maduren naturalmente con niveles mínimos de oxidación.

Según estudios realizados por la Universidad de Pace en el año 2004 (Té Blanco frente al té verde en la lucha contra los gérmenes, ScienceDaily), el té blanco ha demostrado ser, comparado con el té verde, mucho más efectivo para tratar virus y bacterias. Además, otros estudios que han evaluado su composición, con respecto al té verde, han expuesto que el té blanco posee menos catecinas y epicatecinas, aunque sí más ácido gálico y menos cafeína. Esto último se debe, principalmente, a que se produce con hojas muy jóvenes y, para esa estadía, la concentración de cafeína es menor.



Si te interesa que este blog se siga publicando, ayudanos con un click en el anuncio de abajo, gracias.